• Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Poemario 3

 

&&&

Más poemas propios

 

 

Dulzura

 

Dulce néctar que fluye del labio,

gotas frescas de rocío...

Noche oscura,

hazte interminable,

y dure mi locura,

y nunca se acabe.

Duerman mis labios en tus labios...

Un sueño eterno... sobre pétalos rosas.

 

Testigos

 

Recuerdo los mayos en las fachadas,

las tontas miradas de las muchachas...

largos paseos, el parque, la plaza...

¡Qué de fugaces besos y tímidos abrazos!

¡Qué de labios tiernos e inocentes manos!

¡Ay, bancos oscuros, alejados, mudos...

Flor de cuchillo sobre tus maderos,

unos fingidos, otros verdaderos.

 

Miedo

 

Allá por la escueta Mancha

fue el Chichango un guerrillero

de faja y larga navaja

zamarra y ancho sombrero.


Igual quitaba a los más

que sustentaba a los menos

su fama extendía alas

en lo propio y en lo ajeno.


Contaba un viejo esta historia

en un casón labrantío

la noche larga y callada

auguraba sueño y frío.


Se hizo la noche bien larga

a tres mozos que la oímos,

mientras el viejo en la manta

dejaba oír sus ronquidos.

 

Etimología popular

 

Si del éxodo de Eneas

se formó el pueblo romano

y apellidos de mi tierra

son París, Beneyto, Caro...

¿sería un canto a la guerra

denominarme troyano?

 

Tiene por filosofía

mi querido pueblo llano

que en propia etimología

-no sin razón de valía

importa poco a la gente-,

ya en turco o en castellano,

diga villarrobledenses

a quienes fuimos troyanos.

 

Canícula

Canícula feroz, hachón candente,

si el yugo de color te abraza al oro

no dudas usurpar sin más decoro

el plata reluciente de la fuente.

Voraz colmillo y afilado diente

tu fuego abrasador rehuye el foro

barroco resplandor, falso tesoro,

corona sideral de este a poniente.

La mies a tu rigor dora su fruto

en tanto que el sudor bronce maldice

el golpe de la hoz la espiga tala

y el trillo pedernal cautiva al bruto.

Y así, mientras tu faz cubre su ala,

la noche y tus luceros nos bendice.

 

El pretencioso


Si buscas, Elocuencia, sumo agrado

con dulce verborrea y timbre afable

no dudes que es tu tono miserable

quien rumia en el Congreso y en su estrado.


Jactancia mide alcurnia, trato y grado;

razón no cede un punto de loable,

que no hay rufián que tire mano al sable

y quiera al punto verse consagrado.


¡No niegues tu pobreza, si ahora rico,

presumes lo robado del erario

y muestras petulante tu tesoro!

Corcel que fue pollino es más borrico,

jumento asnal y burro itinerario...

¡Dirás: Pegaso soy, de rucio oro!

 

Todos somos hijos de Adán

 

“Todos hijos de Adán”, la frase reza,

e incluye en lo mundano bueno y malo,

pues sangre que origina un solo falo,

no mide aristocracia de pobreza.


Lucina, que asistió con gran destreza,

de Abel trajo virtud, de Caín palo,

el tiempo, que enjuició caso tan ralo,

sumándose a lo ruin, ganó en tristeza.


¡Oh sierpe horripilante, vil cubil;

de aquel árbol prohibido tu artimaña

la gula transformó la base en podio!


Las lágrimas de Eva a Dios no engaña

y el mundo muta sacro por servil...

destierra el mal al bien e inunda su odio.

 

La ira de los dioses

 

Ilustre anagogía iridiscente

del Brónteo temible fogonazo

no tiembla ley en dar firmeza al brazo

la ira del castigo incandescente!

 

¡Galerna el mar a golpe de tridente

espuria bruma y enemigo abrazo

la Argos, destrozada en el ribazo,

sin remos ni timón muere valiente!

 

¡Ahí tienes, Jasón, tu manto de oro,

alianza de aventura y hiel de savia,

la crátera inmortal firma tu gula

y Apulia, flameante, dora un toro!

 

¡Exhuma su dolor muerte de rabia

y un fuste de la mar lo capitula!

 

La dulce vira

La próvida ilusión clavó una daga

hiriendo con su celo enamorado

nubló sentido el labio perfumado

del beso huido hasta ausencia halaga.


Acude en sueños y una luz propaga

elbúrnea piel y rostro delicado

vichy vernal, ojal libre y osado

quiñón de algunos y mi ausente paga.

 

Sumido entre los cánticos de Orfeo

invoco amor y amor es solo verte,

amé un fue y un amo al que persigo,

la vira que traspasa, mi trofeo.

 

Adoro ausencia, huida...  vida en muerte...

Al cabo, nuevo sueño y yo contigo.

 

Perdóname


Perdóname si en el inquieto día, sobre la fresca hierba,

he pedido a Boreas el columpio de tus guedejas;

pues la crin mecida de tu pelo al descanso suple.

 

Perdóname si en el azul celeste

he visto caminar tus suaves pies sobre algodones rojos;

pues qué mejor congoja que un atardecer que vive y sufre la búsqueda del crepúsculo.

 

Perdóname si en la fulgente noche, aterido,

he soñado en el pliegue ondulante de tus senos;

pues fría es la ausencia amada y cálido el sueño cuando acaricia.

 

Perdóname si en el dintel húmedo de tus labios

he sentido el halo perfumado del más sabroso de los versos;

pues no hay poema más hermoso que la suavidad de un beso.

 

Perdóname si en mi voraz anhelo

tu amor me hiere sin precepto y culpa;

pues no causa daño el fin si justifica al alma.

 

Perdóname si al descubrirte amada

deduces que tu ausencia es presencia y dicha;

pues todo mía fue pasado, presente es todo mía y todo mía serás hasta que la eterna noche no llame más al día.

 

 

 

 

¡Incompleto!

¿No percibes, amada mía, sobre el añil del piélago

lienzos de alabastro abanicando olas...?

¿El vértice de ánades en busca del primaveral descanso?


&&&

Recursos poéticos

 

ábrego: viento del sudoeste

acedía: la calidad de ácido

acendrado: dicho de una cualidad, de una conducta, etc.: Puras, sin mancha ni defecto (RAE)

acerico: almohadilla pequeñita en que las mujeres llevan clavados los alfileres de su uso

acetre: caldero para sacar agua de pozos o tinajas

acipado: paño bien enfurtido o tupido

alcatifa: alfombra estimable por su buena calidad y finura

alcor: colina, collado, cerro

alcorque: lo mismo que corcho

alfolí: granero, panera, cámara para guardar granos

algez: lo mismo que yeso

alguandre -ant.- (adv. de cant.) algún tanto, alguna cosa

aljofar: así es como se denominan las perlitas menudas y de una figura irregular

almiar o almear: acervo o montón de paja, heno, haces o manojos de sarmientos, que por lo común remata en punta

almodrote: manjar compuesto de queso, ajos, aceite y otras cosas

alnado o alnada: andado, entenado; el hijo del primer matrimonio, respecto de los que se casan en segundas nupcias

alutrado: ant. Pálido, amarillo

amarrido: triste, melancólico, afligido

amén: así sea

amén de: menos, fuera de, a excepción de

anafaya: tela de algodón que se hacía en el el antiguo Reino de Valencia y hoy la hacen de seda

anagnosto: dícese del que leía mientras los romanos comían

anagogía: elevación del espíritu a cosas celestes

anagógico: místico, espiritual

anapesto: pie de verso (griego y latín) que consta de dos sílabas breves y una larga

anatema: excomunión

ancel: nombre árabe, decreto u opinión

añafil: instrumento de boca a modo de trompeta que utilizaban los antiguos moros en Andalucía

añagaza: cualquier engaño

“anchurosas alas” (Oberón)

anafaya: tela de algodón que se hacía en el el antiguo Reino de Valencia y hoy la hacen de seda

antier: antes de ayer

añafil: instrumento de boca a modo de trompeta que utilizaban los antiguos moros en Andalucía

añagaza: cualquier engaño

arcaduz: conducto o canal por donde se encamina el agua

*Arrebol: color rojizo de las nubes heridas por los rayos del sol; vergüenza, pudor

Arrebolada: conjunto de nubes enrojecidas por los rayos del sol

arrecirse: ponerse los miembros del cuerpo animal yertos y tiesos por el frío

arredrar: retraer, retirar, desviar, apartar

arregazar: recoger las faldas en la cintura o en el seno

arrobarse: arrebatarse, elevarse, trasportarse el espíritu a la contemplación de Dios y cosas del cielo con una suspensión total del uso de los sentidos

arropea: prisión de hierro para los pies, como grillos, grilletes.

aulico: relativo a la corte o al palacio

aulós: flauta doble de origen griego

Austral: del hemisferio y polo sur

avena: (poét.) zampoña, flauta, musa,...

Azur: azul oscuro

Badal: instrumento que oprime el hocico o una oreja a las bestias para tenerlas sujetas.

Bahorrina: conjunto de gente ruin y soez.

Baladí: de poca sustancia y aprecio.

Baladro: grito o voz espantosa

baldón: oprobio, injuria o palabra afrentosa

Barján: duna típica en forma de media luna.

Barra, tirar la: se dice por metáfora, llevar mucho por algo, subir el precio o cosa equivalente

Barrachel: en la milicia se dice de una especie de tribuno o juez inferior al que también llaman preboste

barragán: especie de tela hecha de pelo de cabra, buena para que no cale el agua

barragán: mozo brioso, alentado

Barras, sin daño de: frase que vale lo mismo que sin daño, sin desperdicio

berilo: piedra preciosa de un verde pálido

bernegal: especie de vaso, no muy alto, que se usa para beber

bernia: especie de tejido basto

Beroe: hija de océano

berrocal: sitio peñascoso

bersaca: en la milicia, mochila

berusa: especie de tela que se hace en León de Francia

Bisque: sopa o guisado de gusto exquisito a base de cangrejos.

Bizma: emplasto confortante.

blasmo: oprobio, afrenta

blondo: color de pelo entre blanco y rojo

boarrete: especie de tormenta de mar

bobaque: especie de conejillo que se cría en las orillas del río Dniéper

borceguí: calzado que llegaba hasta más arriba del tobillo, abierto por delante y que se ajustaba por medio de correas o cordones (RAE)

brocado: dicho de una tela: entretejida con oro o plata,// Guadamecí dorado o plateado.// Tela de seda entretejida con oro o plata, de modo que el metal forme en la cara superior flores o dibujos briscados.// Tejido fuerte, todo de seda, con dibujos de distinto color que el fondo (RAE)

*Buriel: color rojo, entre negro y leonado

cairel: cerco de cabellera postiza que imita al pelo natural y lo suple./ Guarnición que queda colgando a los extremos de algunas ropas, a modo de flecos./ Trozo de cristal que adorna candelabros, arañas, etc./ (México) tirabuzón, rizo de cabello en forma de espiral. (RAE)

Calíope: musa que presidía la elocuencia y la poesía épica; era representa por un estilete y una talla de escritura.

Clío: musa de la historia y poesía heroica, madre de Jacinto, compañero de Apolo.

Canatos: fuente en la que cada año se bañaba Juno y recobraba la virginidad

corruda: espárrago silvestre

dáctilo: pie de verso que consta de una sílaba larga y dos breves

demudar: variar, mudar.// Alterar, disfrazar, desfigurar.// Cambiarse repentinamente el color, el gesto o la expresión del semblante (RAE)

ebúrneo: de marfil.// (Poét.) parecido al marfil (RAE)

Erato: musa de la poesía amorosa.

estelión: salamanquesa, especie de lagartija, que solamente entorpece con su mordedura, aunque la preocupación piensa que mata.

Euterpe: musa de la poesía lírica y de la música. Inventora de la flauta doble.

Famélico: hambriento

Famélica campiña de Castilla

Fanal: farol grande que sirve de señal nocturna en los puertos, naves, etc.

Farallón: roca grande y tajada que sobresale del mar.

Fasces: insignia del cónsul romano, formada por una segur en hacecillo de varas.

Fauno: divinidad romana de campos y selvas; hombre sensual y lascivo.

Féferes: bártulos, trastos.

Felibre: poeta provenzal moderno

Felice: feliz

fementido: que no tiene fe ni palabra.// (cosa) engañosa o falsa (RAE)

Fez: gorro de fieltro rojo propio de turcos y moros.

Flojel: tramo o pelillo del paño// pelillo o plumón muy fino de las aves.

Gozque: perro pequeño muy ladrador

Gracias, tres: Eufrosina, Pasitea y Talia

Guedeja: cabellera larga; melena de león

héspero: natural de una u otra Hesperia; es decir de España o Italia (RAE). "... la saña de los hésperos leones...".

hilado discurso, en...! (Oberón)

Hierro de Oro”, “Hierro de Plata”: Juan, duque de Borbón, el año de 1414 fundó la Orden de Caballería del Hierro de Oro para caballeros y del Hierro de Plata para escuderos. Los domingos traían un grillete con su cadena en la pierna izquierda, los caballeros de oro y los escuderos de plata.

¿Tenemos hijo o hija?”: modo de preguntar si estamos bien o mal en algún negocio.

hijos de Adán, Todos somos”: frase con que se nota, o que somos todos malos y tenemos todos faltas, o que no hay desigualdad en la sangre y naturaleza

hijo de sus obras, Cada uno es”: frase que enseña que la hombría de bien y las obras principalmente dan o quitan la nobleza y estimación.

hijo de su padre, El muy”: frase que denota la obediencia y amor de un hijo para con su padre.

Hijo no tenemos y nombre le ponemos”: refrán que reprende las ideas y disposiciones que se hacen antes de tiempo o se precipitan.

Hijo sin dolor, padre sin amor”: denota que solo se estima lo que cuesta trabajo.

Hijo de su madre”: frase con que se nota alguna mala hacienda o hecho de aquel de cuya persona se habla.

Hijos y pollos muchos son pocos”: declara la facilidad con que estos se desgracian y mueren.

Híspido: de pelo áspero; hirsuto, erizado.

Hodierno: relativo al día de hoy o al tiempo presente

Hontanar: sitio en que nacen fuentes o manantiales

horrísono: que con su sonido causa horror o espanto (RAE). "... cuyo horrísono ladrido delata..."

ínclito: ilustre, esclarecido, afamado (RAE). "... ínclitos héroes..."

ínclito guerrero” (Oberón)

Jope: antigua ciudad portuaria de Palentina (Oberón)

Lauro: gloria, alabanza, triunfo. "... su sien de lauro ornada".

Licurgo: inteligente, astuto

Limazo: viscosidad, baba.

Lívido: pálido; sorprendido, sin capacidad de reacción

Loa: breve poema dramático en que se celebra a una persona o acontecimiento

Loor: alabanza

Lucina: diosa de los partos

lóbrego: oscuro, negro

lúgubre: triste, oscurecido

Lúnula: figura formada por dos arcos de circunferencia que tienen los extremos comunes y la convexidad hacia el mismo lado; espacio blanquecino semilunar de la raíz de las uñas

Melpómene: musa del teatro trágico. Se representa con un cuchillo en una mano y la máscara trágica en la otra.

*Musco: de color pardo oscuro

*Muselina: tela muy fina y poco tupida.

Noche, así que la noche en negro...” (Oberón)

*Odalisca: concubina turca

Oliera: mariposa diurna de color marrón anaranjado con manchas negras y manchas marginales obscuros.

*Ónice: calcedonia en capas de distintos colores, dispuestas en planos paralelos, usada para hacer camafeos.

Onírico: relativo a los sueños.

Opal: tejido fino de algodón, parecido a la batista, pero más liso y tupido, y algo sedoso.

Oprobio: ignominia, deshonra pública.

Opúsculo: obra científica o literaria de poca extensión.

Oraje: tiempo muy crudo de lluvias, nieve, piedra o viento recio.

*Orbe: esfera celeste o terrestre.

Orco: infierno.

*Organdí: muselina (tela) blanca, que ha recibido un apresto, muy fina y transparente; organdíes

Orlo: oboe rústico, de boca ancha y encorvada.

Ormesí: tela fuerte de seda, que hace visos y aguas.

Oropel: lámina de latón, muy batida y adelgazada, que imita al oro.

paila:vaso grande de cobre, azófar o hierro, para lavar los pies

pancada: puntapié

pancarpia: guirnalda de varias flores, o de casi toda especie de ellas

pancerna: cierto soldado polaco de a caballo

pandaro: aedo

Pandora: la primera mujer que formó Vulcano conforme a la idea que le dio Júpiter; su curiosidad la hizo abrir una caja que era presente de Júpiter mismo, donde estaban guardados todos los males que afligen al género humano y los esparció por el mundo

pandorga: junta de muchos instrumentos de música muy ruidosa/ Mujer muy gorda/ En Andalucía cometa

Panduros: soldados húngaros

Panegírico: discurso de un orador en alabanza de una persona o virtud

panela: torta de maíz

Partenón: templo de Minerva en Atenas

Partenope: hijo de Meleagro y de la hermosa Atalanta

partesana: arma ofensiva y defensiva, especie de alabarda

parva: (metáf.) multitud/ la mies tendida en la era para trillarla

Pasitea: una de las tres Gracias, hija de Júpiter y Eurinoma y hermana de Talia y Eufrosina/ Ninfa marina, hija de Nereo y Doris/ Hija de Atlante y Etra

pasquín: toda sátira aguda y breve que se esparce al público

pastinaca: zanahoria

pendón herido, a: frase que denota lo mismo que con toda viveza, fuerza y presteza

Penélope: hija de Ícaro y esposa de Ulises

Penia: diosa de la pobreza entre los gentiles

penseles: especie de flores que, según Lope de Vega, Pastores de Belén, libro I, se vuelven al sol como los girasoles

pensil (rae, pénsil o pensil): jardín colocado en alto, o en tiestos portátiles grandes

Pentateuco: nombre que se da a los cinco libros de Moisés, que son: el Génesis, el Éxodo, los Números, el Levítico y el Deuteronomio

Pentesilea: célebre amazona que vino a la cabeza de otras muchas en socorro de los troyanos: hizo cosas hazañosas hasta que fue muerta por Aquiles

Peñola: la pluma para escribir

Peplo: en la antigüedad fue una especie de manto de mujer

Percuno: dios falso de los antiguos prusianos. Imaginaban que cuando tronaba hablaba este dios a su sacerdote sumo, al que llamaban krive

perendengue: lo mismo que pendientes

Pérfica: falsa deidad a la que le atribuían que hacía perfectos los placeres

perfidia: falta de fe o de palabra, infidelidad, traición

Pergubrios: dios falso de prusianos y lituanos, presidía los frutos de la tierra

periambo: pie de verso que consta de dos sílabas breves

períbolo:cierto cercado de árboles y viñas que estaba consagrado a las deidades del lugar. Las frutas pertenecían a los sacerdotes. Entre los cristianos se componía el peribolo de pórticos y celdas, pequeños jardines o huertos y baños; todo el peribolo se juzgó en tiempos de Teodosio y Valentiniano; era asilo inviolable de los malhechores que se refugiaban en él.

plectro: palillo o púa para tocar instrumentos de cuerda. En poesía, inspiración, estilo. (RAE).

Polimnia: preside los himnos sagrados y la elocuencia. Se muestra con un codo apoyado sobre una columna; otras veces con un dedo en la boca, símbolo del silencio y la discrección.

Présago o presago: que anuncia, adivina o presiente algo (Rae)

probo: honrado (RAE).

Protervo: perverso, obstinado en la maldad (Rae)

provenas: sarmientos que se plantan para que echen raíces y se multipliquen las vides.

quindejas: en la Mancha soguillas llanas hechas de tres ramales de esparto; en las costas de Cantabria se llaman juncias; en lo común, sogas y cudrias

quiñón: la parte que tiene alguno a ganancia con otros, y especialmente se toma por las tierras que se reparten para sembrar

quintaesencia: lo más exquisito, sutil y puro de los cuerpos naturales

rabadán: el principal de los pastores

Rabanete y queso tienen a la corte en peso: refrán que denota que los pobres y labradores mantienen el fausto de los cortesanos

rable: planta de buen olor que gusta mucho a los árabes

Raja, salir de capa de: mejorar la fortuna, lucir

sagda: nombre de dos especies de piedras preciosas de que habla Plinio

saguera: aguja para coser sacas

sahorno: fuego que sale en manchas rojas sobre el pellejo

Salambo: la Venus de los Babilonios, también venerada por los antiguos españoles, según parece, llorando la muerte de Adonís

saña: furor, enojo ciego (Rae)

tafilete: cuero bruñido y lustroso, mucho más delgado que el cordobán (RAE).

Talía: musa que preside el arte de las comedias y la poesía pastoral. Sus atributos son la máscara de la comedia o el cayado del pastor.

Tepsícore: musa de la danza y de los coros dramáticos. se representa sentada con una lira en las manos.

ternar: celebrar el sacerdote tres misas en un día.

tina: vasija en forma de cubo en que se transporta la uva de la viña a la casa o a la prensa/ Llaman los ganaderos a la casa en que esquilan a las ovejas.

tinada: cobertizo para guardar del temporal el ganado, especialmente los bueyes/ montón de leña para quemar

Tindaro: en la fábula le hacen rey de Esparta, padre de Cástor y Pólux y de Helena y Clitemnestra

tinelo: sala o pieza en que comen los criados mayores de un gran señor; en casa de los señores, el cuarto de los pajes; tinelera la mujer que lo cuida

tino: laurel silvestre

treno: canto fúnebre o lamentación por alguna calamidad o desgracia.

tusco: etrusco, tirreno, túsculo.

Urania: musa protectora de los astrónomos y astrólogos. Aparece con una esfera en la mano izquierda y una espiga en la derecha. Está vestida con un manto de estrellas y mantiene la mirada hacia el cielo.

 

En este bloque intentaremos incluir poemas escogidos por su nivel de erudición y por el calado universal de sus autores. Invito a participar a quienes estéis intersad@s en incluir poesías junto a la reseña de sus autores; por favor, añadir en vuestro correo electrónico "poe " (sin comillas) y remitidlo al correo electrónico Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

 

Sonetos elegidos del libro "El Parnaso Español" del poeta Don Francisco de Quevedo y Villegas.

 

Soneto II

Enseña cómo no es rico el que tiene mucho caudal

Quitar codicia, no añadir dinero,

Hace ricos los hombres, Casimiro;

Puedes arder en púrpura de Tiro,

Y no alcanzar descanso verdadero.

 

Señor te llamas, yo  te considero,

Cuando el hombre interior, que vives, miro,

Esclavo de las ansias, y el suspiro,

Y de tus propias culpas prisionero.

 

Al asiento del alma suba el oro,

No al sepulcro del oro el alma baje,

Ni le compita a Dios su precio el lodo.

 

Descifra las mentiras del tesoro,

Pues falta (y es del Cielo este lenguaje)

Al pobre mucho, y al avaro todo.

Soneto III

Séneca vuelve a Nerón la riqueza que le había dado

Esta miseria, Gran Señor, honrosa,

De la humana ambición alma dorada,

Esta pobreza ilustre acreditada,

Fatiga dulce, y inquietud preciosa:

 

Este metal de la color medrosa,

Y de la fuerza contra todo osada,

Te vuelvo, que alta dádiva envidiada

Enferma la fortuna más dichosa.

 

Recíbelo, Nerón, que en docta historia,

Más será recibirlo, que fue darlo,

Y más segura en mí volverlo:

 

Pues juzgarán, y te será más gloria,

Que diste oro a quien supo despreciarlo,

Para mostrar, que supo merecerlo.

 

Soneto VI

El pecar intercede por los premios, prefiriéndose a la virtud

Si gobernar Provincias y Legiones

Ambicioso pretendes, ¡ohLicinio!,

Procura que el favor, y el desatino

aseguren de infames tus acciones.

 

No merezca ninguno las prisiones

Mejor que tú, pues cuanto más vecino

Al suplicio te vieres, el destino

Más te apresurará las elecciones.

 

Felices son, y ricos los pecados,

Ellos dan los Palacios suntuosos,

Llueven el oro, adquieren los estados.

 

Alábanse los hombres virtuosos,

Mas para lo que viven alabados;

Quien los alaba elige los viciosos.

 

Soneto VI

Qué desengaños son la verdadera riqueza

¿Cuándo seré infeliz sin mi gemido?

¿Cuándo sin el ajeno Fortunado?

El desprecio me sigue desdeñado

La envidia en dignidad constituida.

 

O del bien, o del mal vivo ofendido;

Y es ya tan insolente mi pecado,

Que por no confesarme castigado,

Acusa a Dios con llanto inadvertido.

 

Temo la muerte, que mi miedo afea:

Amo la vida, con saber es muerte,

Tan ciega noche, el seso me rodea.

 

Si el hombre es flaco, y la ambición es fuerte,

Caudal que en desengaños no se emplea,

Cuanto se aumenta, Caridón, se vierte.

 

Soneto VIII

Por más poderoso que sea, el que agravia, deja armas para la venganza

Tú ya, ¡oh Ministro!, afirma tu cuidado,

En no injuriar al mísero, y al fuerte;

Cuando les quites oro, y plata, advierte,

Que les dejas el hierro acicalado.

 

Dejas espada, y lanza al desdichado;

Y poder, y razón, para vencerte:

No sabe Pueblo ayuno temer muerte,

Armas quedan al pueblo despojado.

 

Quien ve su perdición cierta, aborrece

Más que su perdición, la causa de ella,

Y esta, no aquella, es más quien le enfurece.

 

Arma su desnudez, y su querella,

Con desesperación, cuando le ofrece

venganza del rigor, quien le atropella.

 

Represéntase la brevedad de lo que se vive y cuán nada parece lo que se vivió

 

¡Ah de la vida! … ¿Nadie me responde?

¡Aquí de los antaños que he vivido!

La Fortuna mis tiempos ha mordido;

las Horas mi locura las esconde.

 

¡Que sin poder saber cómo ni adónde

la salud y la edad se hayan huido!

Falta la edad, asiste lo vivido,

y no hay calamidad que no me ronde.

 

Ayer se fue; mañana no ha llegado;

hoy se está yendo sin parar un punto:

soy un fue, y un será, y un es cansado.

 

En el hoy y mañana y ayer, junto

pañales y mortaja, y he quedado

presentes sucesiones de difunto.

 

Amante agradecido a las lisonjas mentirosas de un sueño

 

¡Ay, Floralba! Soñé que te... ¿Dirélo?

Sí, pues que sueño fue: que te gozaba.

¿Y quién, sino un amante que soñaba,

juntara tanto infierno a tanto cielo?

 

Mis llamas con tu nieve y con tu yelo,

cual suele opuestas flechas de su aljaba,

mezclaba Amor, y honesto las mezclaba,

como mi adoración en su desvelo.

 

Y dije: Quiera Amor, quiera mi suerte,

que nunca duerma yo, si estoy despierto,

y que si duermo, que jamás despierte.

 

Mas desperté del dulce desconcierto;

y vi que estuve vivo con la muerte,

y vi que con la vida estaba muerto.

 

Soneto amoroso difiniendo el amor

 

Es hielo abrasador, es fuego helado,

es herida que duele y no se siente,

es un soñado bien, un mal presente,

es un breve descanso muy cansado.

 

Es un descuido que nos da cuidado,

un cobarde, con nombre de valiente,

un andar solitario entre la gente,

un amar solamente ser amado.

 

Es una libertad encarcelada,

que dura hasta el postrero parasismo;

enfermedad que crece si es curada.

 

Éste es el niño Amor, éste es su abismo.

¡Mirad cuál amistad tendrá con nada

el que en todo es contrario de sí mismo!

&&&

Alfred de Musset, poeta francés del Romanticismo.

Rappelle-toi

(Vergiss mein nicht)
(Paroles faites sur la musique de Mozart)

Rappelle-toi, quand l'Aurore craintive
Ouvre au Soleil son palais enchanté;
Rappelle-toi, lorsque la nuit pensive
Passe en rêvant sous son voile argenté;
A l'appel du plaisir lorsque ton sein palpite,
Aux doux songes du soir lorsque l'ombre t'invite,
Ecoute au fond des bois
Murmurer une voix:
Rappelle-toi.

Rappelle-toi, lorsque les destinées
M'auront de toi pour jamais séparé,
Quand le chagrin, l'exil et les années
Auront flétri ce coeur désespéré;

Songe à mon triste amour, songe à l'adieu suprême !
L'absence ni le temps ne sont rien quand on aime.
Tant que mon coeur battra,
Toujours il te dira
Rappelle-toi.

Rappelle-toi, quand sous la froide terre
Mon coeur brisé pour toujours dormira ;
Rappelle-toi, quand la fleur solitaire
Sur mon tombeau doucement s'ouvrira.
Je ne te verrai plus ; mais mon âme immortelle
Reviendra près de toi comme une soeur fidèle.
Ecoute, dans la nuit,
Une voix qui gémit :
Rappelle-toi.

De entre todas las traducciones leídas de este poema, hemos elegido la que se expone a continuación por la posible belleza añadida al mismo.

Acuérdate de mi...

Acuérdate de mí cuando la aurora
al sol abra su espléndido palacio;
cuando extienda la noche soñadora,
su argénteo velo en el azul espacio;

y apenas tu albo seno vivo ardor palpite
y al apacible sueño la oscuridad te invite,
oye en la selva umbría
mi voz que llega a ti
diciéndote: ¡Alma mía,
acuérdate de mí!

Acuérdate de mí cuando el destino
separe de la tuya su existencia;
cuando herido me sienta en mi camino
por la edad, los pesares y la ausencia;
sueña en mi amor entonces, piensas en mí
adiós eterno
que el tiempo y la distancia harán más firme
y tierno;

y oye de noche y día
mi voz que llega a ti
diciéndote: ¡Alma mía,
acuérdate de mí!

Acuérdate de mí cuando sucumba
y duerma en paz bajo la tierra helada;
acuérdate de mí cuando en mi tumba
crezca una pobre flor abandonada;
piensa al no verme nunca, que mi alma sin consuelo
a conversar contigo descenderá del cielo;

y oye en la noche umbría
mi voz cerca de ti
diciéndote: ¡Alma mía,
acuérdate de mí!...

 

Nuestra traducción:

Recuerda al amanecer temeroso

cuando abre su palacio encantado,

recuerda cuando la noche pensativa

en un sueño bajo un velo plateado

con un tono de placer llega y palpita...

 

Cuando el abrazo azul de la noche

seduzca a la sombra que le invita

y entre el claro púrpura del bosque

un susurro de voz te busque y diga:

¡Acuérdate!

 

Recuerda cuando el destino nos separe,

cuando la tristeza, el exilio y los años

hayan marchitado este corazón desesperado

y pienses en mi amor triste y en el último adiós,

pues ni ausencia ni tiempo son nada cuando se ama.

Y aún sin latir, mi corazón te dirá:

¡Acuérdate!

 

Recuerda cuando en la tierra fría

en un sueño profundo para siempre

percibas el beso de una flor,

su aroma y su bella compañía.

 

Nunca te veré otra vez;

pero mi alma inmortal

se acercará hacia ti

con fraternal y devota

omnipresencia

para que en la noche

oigas el gemido de mi voz...

¡Acuérdate!

 

Frases célebres

Cuando veáis a un anciano amable, dulce, igual, contento y festivo: estad seguros que en su juventud ha sido justo, bueno, generoso y tolerante. Su fin no le causa pena por lo pasado ni temor por lo venidero, y su muerte es la noche de un hermoso día. De Segur.

Nunca nos aprecian los demás como nosotros mismos. Séneca.

Ninguno puede ser feliz si no se aprecia a sí mismo. Rosseau.

Un congreso es una fábula convenida entre los diplomáticos; es la pluma de Maquiavelo unida al alfanje de Mahoma. Napoleón.

El arte profundo es el de atraer el aprecio de los demás y convertirlo en ventaja propia. Cicerón.

Un autócrata que hace dichosos a sus vasallos, es un feliz accidente. Alejandro Primero.

La libertad de conciencia es un derecho que todos los hombres, al nacer, han recibido de la naturaleza. Penn.

Las nobles artes elevan el alma, y la cultura del entendimiento en cualquier género ennoblece el corazón. Voltaire.

No te apresures a adquirir nuevos amigos, ni a dejar los que tengas. Solón.

Pocos hombres hay capaces de hacer una buena acción sin testigos. Séneca.

El adulador no dirige la alabanza en línea recta. Plutarco.

Las más bellas de las conquistas son las que se hacen en los dominios de las ciencias. Voltaire.

Maldición al ambicioso que cifra su gloria en esclavizar a su patria. Cowley.

El ambicioso no cabe en los estrechos límites del mundo. Juvenal.

Quieres juzgar de un hombre; observa quienes son sus amigos. Fenelón.

No somos el amigo de una mujer cuando podemos ser su amante. Mainard.

No se engrandece el alma sino aumentando sus virtudes. Platón.

La fortuna se cansa de llevar siempre a un mismo hombre sobre las espaldas. Gracián.

La mujer es un manjar digno de los dioses cuando no lo guisa el diablo. Shakespeare.

Sin la mujer sería el hombre áspero, solitario e ignoraría la gracia que solo consiste en la sonrisa del amor. La mujer suspende en rededor de sí las flores de la vida, como aquellas lianas de los bosques que ornan el tronco de las encinas con sus afortunadas guirnaldas. Chateaubriand.

Nada hay más peligroso que una mujer cuando acaricia. Stobée.

Marcha al lado de la muchedumbre, pero nunca en medio ni a la cabeza. Pitágoras.

Todos los pasos conducen a la muerte, y el último llega. Montaigne.

Si la muerte fuese un bien los dioses no serían inmortales. Safo.

Hacer su fortuna no es sinónimo de hacer su dicha, una, no obstante, puede aumentar la otra. Helvecio.

El hombre apreciable esparce las flores por afuera y reserva las espinas para su interior. El abate Boileau.

Las grandes promesas debilitan la fe. Horacio.

La miseria cargada de lujo es espantosa. Dupaty.

La amistad es el bálsamo de la vida. Sterne..

La amistad es un matrimonio del alma que está sujeto al divorcio. Voltaire.

El aguijón del amor es la dificultad. Malesherbes.

Cuando veáis a un anciano amable, dulce, igual, contento y festivo: estad seguros que en su juventud ha sido justo, bueno, generoso y tolerante. Su fin no le causa pena por lo pasado ni temor por lo venidero, y su muerte es la noche de un hermoso día. De Segur.

Nunca nos aprecian los demás como nosotros mismos. Séneca.

Ninguno puede ser feliz si no se aprecia a sí mismo. Rosseau.

El arte profundo es el de atraer el aprecio de los demás y convertirlo en ventaja propia. Cicerón.

Todas las artes y las ciencias han tenido su origen en naciones libres. Hume.

El pesimista se queja del viento, el optimista espera que cambie, el realista ajusta las velas. William Arthur Ward.

Las nobles artes elevan el alma, y la cultura del entendimiento en cualquier género ennoblece el corazón. Voltaire.

Los juramentos de amor deben escribirse con el vapor y sobre el aliento húmedo de los vientos. Cátulo.

Las delicias del amor están únicamente en su principio; así no es extraño que se encuentre placer en empezar muchas veces. El Príncipe de Ligne.

Preferiría la paz más injusta a la más justa de las guerras. Cicerón.

Los ancianos tienen el alma en los labios. Séneca.

No llamamos a ninguno feliz antes de su muerte, Solón.




IR AL PRINCIPIO
 
Español Aleman Francés Ingles Italiano


mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
22-Nov-2017

BUSQUEDA AVANZADA